HOMILY: Where is Our Heart Right Now?

1st Sunday of Lent | February 13/14, 2016

Fr. Brian Zumbrum’s homilies and reflections are posted weekly at Leaven in the World. To see the archive of all his posts, just click hereSalesian Sermons

PROTIP: You can take a look at the Sunday readings here. This homily focuses on the Gospel reading.

So this weekend marks my favorite holiday of the year.

Yes, that’s right, Valentine’s Day.

Now, I realize that at first glance this may seem a tad strange.  Seeing as I have not had a date on Valentine’s Day in quite a while, you would think that I would avoid this day like the plague.

On the contrary, I celebrate Valentine’s Day like none other.  I will text every friend in my phone about how much I love them.  I will call my family and do the same.  I will arrange to go out to dinner with whoever is in the area to celebrate the gift that is friendship.

All because of my mother.

See long before I realized that this day was special for couples, my mom made this day special for me.

She would have little chocolates by our pillow when we woke up.

Our breakfast napkins would be folded in the shape of a heart.

And inside our lunch box would be a note with three simple words.  I love you.

My mom made us realize that this day was all about love.  Love for parents and siblings and friends.  Love that needed to be shared.

And so I came to view this holiday as the one day when I could freely tell everyone I cared about how much I loved them.

Now I am convinced that Valentine’s Day could not come at a more perfect time for us as Church.  For this year, it arrives right at the beginning of this great season of Lent.

And in doing so, I believe that it reminds us all of what Lent is truly all about.

For I believe that the message of Valentine’s Day and the message of Lent are one and the same.

For the message of both is a message of love.

My friends, over these next forty days, we will be reminded of God’s great love for us.

We will be reminded of God’s great mercy as prodigal sons are welcomed home, lost sheep are found, and sins are wiped away in the sand.

We will be reminded of God’s great compassion as thirst is quenched for the woman at the well, sight is restored for a blind man, and life is returned to a dear friend buried in the tomb.

And we will be reminded of God’s great love as his only son goes to the cross out of love for us.

And in reflecting on God’s great love for us, we will be challenged to look at our own love life.

We will be challenged to ask ourselves, where is our heart right now?

Who or what do we love?

These were the same questions presented to the Ancient Israelites millennia ago.

And initially, they were eager to affirm the truth that God was at the center of the lives.  That their hearts were undivided.

But history would quickly prove otherwise as the Israelites began to worship false idols, giving their heart away to gods and goddesses made of wood and iron and stone.

In many ways, the history of the Israelites is our own history.  A history of our attempts to love God with all our hearts and to love our neighbors as ourselves. A history of our attempts to resist the temptation to divide our hearts and seek after new idols.

Idols that Jesus would categorically reject one by one in the Gospel story for today.

The first idol is found when our hearts are filled with concerns over things.  When our lives seem dominated by 401ks and bank mergers, pension plans and bills to pay, standards of living and obtaining the newest I-Phone or Tablet, keeping up with the Jones.  When we realize that our hearts are often fearful and anxious over finances.

It is into this darkness that Christ reminds us that the things of this life are not the ultimate source of life.  That they are merely tools to allow us to experience the gifts that are beyond price . . . the gifts of friendship and family, of a job well done and a dream realized, the gift of a hand extended in love to another in need of our support.  

The second idol is found when are hearts are filled with concern over our own status and authority.  When our lives seem dominated by our quest to be in charge, to be in control.  When we realize that our hearts are often filled with anger and frustration when things do not go our way or we do not get what we want.

It is into this darkness that Christ reminds us that all authority flows from the one who governs us all.  Who has prepared a path before us in which we will experience all the good that we can possibly imagine.  Who reminds us that the true path to leadership is found along the road to service, laying down one’s life for the sake of another.

And the final idol is found when our hearts are filled with concern over our own popularity and prestige.  When our lives seem dominated by whether or not someone likes us, by how many likes we have on a Facebook post or how many comments we get on our most recent selfie.  When we realize that our hearts are often filled with jealously and vanity as we jostle for the favor of others.

It is into this darkness that Christ reminds us that the love we seek is already ours.  For the unconditional love of God is extended to each of us, allowing us to love one another with a love detached from selfish motives or vain ambition.

For at the end of the day, this is what Lent is all about.  It is helping ourselves to love our God, each other, and ourselves with a pure, unconditional love.

It is refocusing on what is most important and letting go of all of the distractions, all the false idols.

It is saying what needs to be said, doing what needs to be done, and changing what needs to be changed.

At the end of the day, everything that we do this Lent comes back to this basic choice.  The choice to love.  And the choice to be loved in return.

Welcome back to Lent my friends.

It’s a love story.  Cmon and just say yes.

Así que este fin de semana marca mi fiesta favorita del año.

Sí, eso es correcto, Día de San Valentín.

Ahora, me doy cuenta de que a primera vista esto puede parecer un poco extraño. En vista de que no he tenido una cita en el Día de San Valentín en un buen tiempo, se podría pensar que yo evitaría este día como la peste.

Por el contrario, celebro el Día de San Valentín como ninguna otra. Voy a text cada amigo en mi teléfono de lo mucho que los amo. Voy a llamar a mi familia y hacer lo mismo. Voy a arreglar para ir a cenar con el que está en la zona para celebrar el regalo que es la amistad.

Todo por culpa de mi madre.

Ver mucho antes de que me di cuenta de que este día era especial para parejas, mi madre hizo que este día especial para mí.

Ella tendría poco chocolates por nuestra almohada cuando nos despertamos.

Nuestros servilletas desayuno se pliegan en la forma de un corazón.

Y dentro de nuestra caja de almuerzo sería una nota con tres simples palabras. te quiero.

Mi madre nos hizo darnos cuenta de que este día era todo sobre el amor. El amor a los padres y hermanos y amigos. El amor que necesitaba ser compartida.

Y así llegué a ver este día de fiesta como el día en que pudiera decirle libremente a todos lo que me importaba lo mucho que los amaba.

Ahora estoy convencido de que el Día de San Valentín no podía llegar en un momento más perfecto para nosotros como Iglesia. Para este año, llega justo en el comienzo de este gran tiempo de Cuaresma.

Y al hacerlo, creo que nos recuerda a todos de lo que la Cuaresma es verdaderamente todo.

Porque creo que el mensaje del Día de San Valentín y el mensaje de Cuaresma son una y la misma.

Para el mensaje de ambos es un mensaje de amor.

Mis amigos, durante estos próximos cuarenta días, que se recordará a gran amor de Dios por nosotros.

Se nos recordará la gran misericordia de Dios como hijos pródigos son bienvenidos a casa, oveja perdida se encuentra alguno, y los pecados son borrados de distancia en la arena.

Se nos recordará la gran compasión de Dios como la sed se apaga para la mujer en el pozo, se restaura la vista a un ciego, y la vida se devuelve a un querido amigo enterrada en la tumba.

Y se nos recordará el gran amor de Dios como su único hijo va a la cruz por amor a nosotros.

Y en la reflexión sobre el gran amor de Dios por nosotros, seremos desafiados a mirar nuestra propia vida amorosa.

Seremos desafiados a preguntarnos, ¿dónde está nuestro corazón en este momento?

¿Quién o qué es lo que nos gusta?

Estas fueron las mismas cuestiones que se hace milenios antiguos israelitas.

Y en un principio, estaban ansiosos de afirmar la verdad de que Dios estaba en el centro de la vida. Que se indivisas sus corazones.

Pero la historia demostraría rápidamente de otra manera como los israelitas comenzaron a adorar falsos ídolos, dando su corazón lejos de los dioses y diosas de madera y hierro y piedra.

En muchos sentidos, la historia de los hijos de Israel es nuestra propia historia. Una historia de nuestros intentos de amar a Dios con todo nuestro corazón y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Una historia de nuestros intentos de resistir la tentación de dividir nuestro corazón y buscar después de nuevos ídolos.

Ídolos que Jesús iba a rechazar categóricamente uno por uno en la historia del Evangelio de hoy.

El primer ídolo se encuentra cuando nuestros corazones están llenos de preocupaciones por las cosas. Cuando nuestras vidas parecen estar dominados por 401k y fusiones bancarias, planes de pensiones y cuentas a pagar, el nivel de vida y la obtención de la nueva I-teléfono o tableta, mantenerse al día con los Jones. Cuando nos damos cuenta de que nuestros corazones son a menudo miedo y ansiedad sobre las finanzas.

Es en esta oscuridad que Cristo nos recuerda que las cosas de esta vida no son la fuente última de la vida. Que no son más que herramientas que nos permitan experimentar los regalos que están más allá del precio. . . los dones de la amistad y la familia, de un trabajo bien hecho y dieron cuenta de un sueño, el regalo de una mano extendida en el amor a otro en necesidad de nuestro apoyo.

El segundo ídolo se encuentra cuando se corazones están llenos de preocupación por nuestra propia condición y la autoridad. Cuando nuestras vidas parecen estar dominados por nuestra búsqueda de ser responsable, estar en control. Cuando nos damos cuenta de que nuestros corazones se llenan a menudo con la ira y la frustración cuando las cosas no salen como queremos o no obtenemos lo que queremos.

Es en esta oscuridad que Cristo nos recuerda que toda la autoridad fluye desde el que nos gobierna a todos. ¿Quién ha preparado un camino que nos ocupa en el que vamos a experimentar todo lo bueno que posiblemente podemos imaginar. Que nos recuerda que el verdadero camino hacia el liderazgo se encuentra en el camino de servicio, por el que se da la vida por el bien de otro.

Y el ídolo final se encontró cuando nuestros corazones están llenos de preocupación por nuestra propia popularidad y prestigio. Cuando nuestras vidas parecen estar dominados por si alguien nos gusta, por la cantidad de gustos que tenemos en un mensaje de Facebook o la cantidad de comentarios que obtenemos en nuestra más reciente autofoto. Cuando nos damos cuenta de que nuestros corazones se llenan a menudo de celos y vanidad, ya que compiten por el favor de los demás.

 Es en esta oscuridad que Cristo nos recuerda que el amor que buscamos ya es nuestro. Por el amor incondicional de Dios se extiende a cada uno de nosotros, lo que nos amemos los unos a los otros con un amor desprendido de motivos egoístas o vana ambición.

Para al final del día, esto es lo que tiene que ver con la Cuaresma. Se trata de ayudar a nosotros mismos para amar a nuestro Dios, entre sí, y nosotros con un amor puro e incondicional.

Se vuelve a centrarse en lo que es más importante y dejar de lado todas las distracciones, todos los falsos ídolos.

Se está diciendo lo que hay que decir, hacer lo que hay que hacer, y cambiar lo que necesita ser cambiado.

Al final del día, todo lo que hacemos en esta Cuaresma viene de nuevo a esta elección básica. La elección de amar. Y la opción de ser amado a cambio.

Bienvenido de nuevo a la Cuaresma mis amigos.

Es una historia de amor. Cmon y simplemente decir que sí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s